Las tres oraciones diarias de protección

Oración de la mañana

Amado Dios, gracias por darme la oportunidad de despertar,

de ver un nuevo día, por permitirme sentir tu presencia,

disfrutar la belleza de tu creación,

te doy gracias porque siempre me acompañas.

Aquí estoy señor, invoco tu  santa presencia,

dispuesto a reconocer que eres  poderoso y maravilloso

que solo en tu voluntad esta mi plenitud.

Encomiendo a ti este nuevo día.

.

Mi Señor, te ruego que me  guíes conforme a tu voluntad.

que  me acompañes en todo momento,

en cada una de las acciones que tengo que ejecutar,

para que haciendo el bien al prójimo,

pueda vivir la caridad.

Padre Celestial, gracias por el sol, ,

por su energía, por su calor

sé mi luz  en este día que comienza.

Amén.

Oración de medio día

Glorioso Señor, creador del universo

hiciste producir de la tierra vegetación, que  nos sirven de sustento,

bendice los alimentos  y las manos que los prepararon,

Padre bueno, multiplícalos.

Oh  señor,  danos el pan de cada día.

Te pido mi Dios que nunca falte el alimento en nuestra mesa

Y te suplico para que a ninguna familia le falte el pan.

Gracias,  por permitirnos compartirlo.

Bendito  Jesús,  grande  majestuoso,

diste de comer a cinco mil personas con cinco panes y dos peces,

multiplica también los alimentos en aquellas familias necesitadas.

Te lo rogamos Señor.

Oh Jesús, por amor a la humanidad te entregaste

y te configuraste como el  vino y el pan

alimento espiritual de vida para el hombre.

 

Oración de la noche

Adorado Dios,  gracias por las bendiciones recibidas durante del día

por dejarme sentir tu presencia y tu poder.

Ahora cuando han terminado mis tareas

y me dispongo a descansar te pido que renueves mis fuerzas.

.

Te pido que esta noche mi ser descanse en ti,

confiado en que el día de mañana será maravilloso y productivo

, que mientras duerma, actúes en mi ser

para que esté  dispuesto a seguir viviendo en paz,

con mis semejantes

Descansaré confiado  dejando todo en tus manos.

 Amén.

Oraciones que no debes dejar de hacer

Las oraciones diarias, básicamente, la oración es un medio de conexión en donde puedes comunicarte con Dios. Así mismo, la oración diaria nos da oportunidad de expresar nuestra gratitud por todas las cosas que Dios nos provee, proporciona la plataforma para confesar nuestros pecados y pedir ayuda para vencerlos y no caer en la tentación.

Para todo cristiano la oración es un deber, para dar gracias al señor por todas las cosas que él hace por nosotros. En muchas ocasiones, los cristianos devotos o creyentes caminamos con el peso de pecados que no han sido confesados a nuestro señor, por eso, cuando nos encontramos en esta posición, debemos hablar íntimamente con él y pedirle perdón por todos los pecados.

La oración es un acto de alabanza, adoración y respeto a nuestro Señor. Llamamos a Dios y le contamos de nuestros problemas, él nos escucha y atiende, para que él disponga de ellas y nos otorgue su bendición. El tiempo de oración diario es una gran oportunidad para desahogarse de todos nuestros problemas, dificultades y necesidades tanto materiales como espirituales.

La oración también representa un acto de rectitud y enseñanza, ya que el Señor le agrada que sigamos sus mandamientos y vivamos el estilo de vida que él creó para nosotros. La oración es algo que todos deberíamos hacer diariamente desde que inicia el día, pasando por la acción de gracias por el pan de cada, hasta que culmina con la noche, donde agradecemos por todas las maravillas, y bendiciones recibidas al transcurrir el día. Así pues que, la oración debe ser siempre considerada como la mejor manera de hablar con Dios, una constante comunión con nuestro padre celestial.