Oración a San Cipriano para protección

Bendito San Cipriano, ruego a ti desde lo más profundo de mi corazón

que alejes de mí y de mi familia todo mal, envidia, ira, rabia, rencores,

protégenos del peligro y las acechanzas del demonio.

Has de nosotros una verdadera unión familiar, intercede por mi

ante el Señor, el desea que este bien.

Elimina, quita, pon a un lado cualquier tipo de obstáculos que

haga en mi camino, aleja de mi a las personas que quieran

hacerme daño, a los malos amigos, te ruego ayúdame a liberarme

de todo lo negativo.

Líbrame de traiciones, enemigos ponzoñosos, de intrigas,

de personas de mal vivir, de hechizos maléficos, muéstrame

como puedo hacer yo para frenarlos.

Tu que eres protector de tus fieles, ayúdame a saldar deudas

que tengo pendientes, eso me ha traído inconvenientes, permíteme

cumplir con ellas pronto, para mi bien y el bienestar de todos

cuanto me rodean.

San Cipriano, gracias te doy, infinitas gracias por tu poderosa

Intercesión, me diste tu ayuda en el momento más  apropiado,

escuchaste mis plegarias  y saliste en mi ayuda,  eleva mis plegarias

al cielo para poder ofrecérselas a Dios.

Ayúdame a tener una personalidad segura para no equivocarme,

siento que algunas personas solo se aprovechan de mí, no son buenas

y abusan de mi solidaridad y buen corazón.

Desata toda inmundicia, hechizo, embrujo, magia negra, para que

no tenga ningún efecto en mi  o en los míos.

Mi escudo reflector, con la gracia otorgada por nuestro Señor,

ten en tus manos mis quejumbres, y cúbreme con tu manto,

líbrame de todo mal y líbrame de cualquier amenaza.

Con tu ayuda y el poder de Dios no hay nada en el mundo que

nos pueda pasar,  venceremos a cualquier fuerza del mal.

San Cipriano tu protección es muy grande porque Dios lo quiere

así, no habrá ninguna fuerza natural que lo pueda impedir,

protégenos de truenos y tempestades, de todos los enemigos

y del maligno.

Líbrame de sus acechanzas dame tu amparo, tu ayuda y

bendición para poder salir victorioso de esta situación.

San Cipriano intercede ante Dios para que con su bondad

y misericordia infinita me aleje de todo mal, que nada pueda

dañarme, me despeje el camino hacia la salvación y la vida eterna.

Amen.

¿Quién es San Cipriano?

San Cipriano bien llamado Apóstol de la caridad y del cuidado de sus fieles, hombre bondadoso que fue muy milagroso, antes y después que se convirtió al cristianismo, quienes se acercan a él con fe, dan cuenta de los deseos por el cumplidos.

Muchos creyentes le tienen mucha fe en los deseos relativos a cosas del amor, ayuda a que las parejas se reconcilien y vuelvan a conformar su hogar, su familia, es un excelente protector, las oraciones dirigidas a él forman como una coraza, como un escudo que impide que la maldad nos alcance, que cumpla su fin, también es llamado el santo de los brujos, San Cipriano nos protege de cuanta maldad nos quieran hacer, el las neutraliza.

San Cipriano es milagroso, rézale una plegaria para que te proteja de todos los males, es muy efectiva.

¿Por qué protegernos y usar oraciones para eso?

Ahora bien dentro del campo religioso  protección es como pedirle al Señor Omnipotente su presencia divina para que a través de su divinidad nos proteja de la maldad, del peligro, de lo pecaminoso, en fin de todo lo malo que hay en el mundo.

En este sentido protección es la acción que un santo realiza para darnos seguridad y cuidado, a través de la oración, tomando en cuenta que la palabra es poder y cuando invocamos a un santo y le pedimos su protección, lo que estamos haciendo es solicitando que mediante sus buenos oficios interceda ante Dios para que nos apoye, nos defienda y nos de refugio, ya que todo esto implica protección, de manera tal  que la protección divina la tenemos siempre y para ello debemos habérnosla ganado, hay que tener fe en lo que se hace y en lo que se dice, creer en Dios, ser humildes, bondadosos y buenos con el necesitado, ser dignos hijos de Dios para que el con su divino manto nos proteja y nos de la dicha de la vida eterna.

Puntúa este post